El proletariado como sujeto y como representación (Guy Debord)

Capítulo 4 de La Sociedad del Espectáculo (1967).

La-société-du-spectacle-debord-02

Intro de punkfreejazzdub:

Muchas personas dicen que “La sociedad del espectáculo” les parece incomprensible, que han tratado de leerla y no entienden ni mierda, y gracias a la moda posmo posintelectual posmarxista y postodo esa supuesta “dificultad” del texto hace que en ciertos ambientes académicos sea fácil meter a Debord a la licuadora que fragmenta de nuevo en pequeños trozos la crítica unitaria haciéndola inofensiva y vendiéndola a bajo costo como “situacionismo” como una variedad de “posestructuralismo” o de vanguardismo contracultural.

La verdad es que el capítulo 1 de SdelE puede ser algo difícil de tragar para un lector no acostumbrado al hegelo-marxismo (y como en los Liceos y en la izquierda no leen ni a Hegel ni a Marx, la gran mayoría de los posibles lectores suelen estar en esa situación. Si los leen a través de Carlos Pérez Soto, la situación no necesariamente mejora…). Por eso, un sano consejo que deberían dar los anti-profesores es partir por el capítulo 4, que es en realidad la médula del libro en tanto balance y perspectivas del proyecto revolucionario proletario.

En su momento, una edición italiana del libro con una traducción particularmente lamentable (Ediciones Donato, septiembre de 1968) obligó a la sección italiana de la IS a contrarrestar dicha maniobra recuperadora traduciendo y editando el capítulo 4, El proletariado como sujeto y como representación, de manera autónoma. Tras hacerse cargo de demostrar la catástrofe consumada por los trauctores a sueldo de Donato, la sección italiana presentaba de la siguiente manera dicho texto:

II) La sociedad del espectáculo, aparecida en Francia a finales de noviembre de 1967, tuvo una influencia evidente sobre una fracción avanzada de los revolucionarios que aparecieron, seis meses más tarde, en el movimiento de las ocupaciones (para entonces, la primera edición ya se había agotado. Una segunda edición apareció a comienzos de 1969). Aunque sus tesis no hayan dejado de ser confirmadas a cada momento por la acción real del espectáculo mundial y, al mismo tiempo, por la quiebra de su imagen ilusoria, característica de esta época en la que se recompone el movimiento revolucionario internacional, este libro también marca, positivamente, una fase de dicho movimiento, y su conciencia negativa. Cuando anuncia “los signos precursores del segundo asalto proletario contra la sociedad de clases” (tesis 115), todavía se refiere a los elementos aislados de una nueva “lucha espontánea que comienza bajo el aspecto criminal”. El mes de mayo en Francia confirmó ante las masas de todo el mundo que las luchas obreras “son reprimidas en primer lugar por los propios sindicatos” y que las corrientes rebeldes de la juventud reúnen en su búsqueda “el rechazo de la antigua política especializada, del arte y de la vida cotidiana”. Y, ciertamente, la lucha de los Enragés de Nanterre comenzó, en enero, bajo el aspecto más “criminal” que jamás se haya visto en una universidad. El año 1968, poco después, demostró sencillamente que el movimiento revolucionario de nuestra época ha superado su momento “criminal”. Ya entonces actuaba abiertamente y sobre toda la sociedad en cuanto movimiento histórico.

III) El proletariado como sujeto y como representación es el capítulo que ocupa la parte central del libro. El primer capítulo expone el concepto de espectáculo. El segundo define el espectáculo como un momento en el desarrollo del mundo de la mercancía. El tercero describe las apariencias y las contradicciones socio-políticas de la sociedad espectacular. El cuarto, traducido aquí, retoma el movimiento histórico precedente (siempre yendo de lo abstracto a lo concreto), como historia del movimiento revolucionario. Es una síntesis del fracaso de la revolución proletaria y de su retorno, y desemboca en la cuestión de la organización revolucionaria. El quinto trata sobre el tiempo de la conciencia histórica. El sexto describe “el tiempo espectacular” de la sociedad actual en cuanto “falsa conciencia del tiempo” y como “el tiempo de la producción” de una sociedad histórica que rechaza la historia. El séptimo critica la organización del espacio social, el urbanismo y la división del territorio. El octavo restituye en su perspectiva revolucionaria histórica la disolución de la cultura en tanto que “separación del trabajo intelectual y trabajo intelectual de la separación”, y une a la crítica del lenguaje una explicación del propio lenguaje del libro, que “no es la negación del estilo, sino el estilo de la negación”, el uso del pensamiento histórico, sobre todo de Hegel y de Marx, y el uso histórico de la dialéctica. El noveno considera a la sociedad espectacular como materialización de la ideología y la ideología como “la base del pensamiento de una sociedad de clases”. A la culminación de la pérdida de la realidad le corresponde su reconquista a través de la praxis revolucionaria, la práctica de la verdad en una sociedad sin clases organizada en los Consejos, “donde el diálogo se ha armado para vencer sus propias condiciones”.

El proletariado como sujeto y como representación
El derecho igualitario de todos a los bienes y placeres de este mundo, la destrucción de toda autoridad, la negación de todo freno moral; he ahí, si descendemos hasta el fondo de las cosas, la razón de ser de la insurrección del 18 de marzo y el programa de la temible asociación que le ha suministrado un ejército.

Investigación parlamentaria sobre la insurrección del 18 de marzo


73

 

El movimiento real que suprime las condiciones existentes gobierna la sociedad a partir de la victoria de la burguesía en la economía, y lo hace visiblemente tras la traducción política de esta victoria. El desarrollo de las fuerzas productivas ha hecho estallar las antiguas relaciones de producción y todo orden estático se desploma. Todo lo que era absoluto se convierte en histórico.

74

 

Al ser lanzados en la historia, al tener que participar en el trabajo y las luchas que la constituyen, los hombres se ven forzados a afrontar sus relaciones de una forma que no sea engañosa. Esta historia no tiene otro objeto que el que ella realiza sobre sí misma, aunque la visión metafísica última inconsciente de la época histórica pueda contemplar la progresión productiva a través de la cual la historia se despliega como el objeto mismo de la historia. El sujeto de la historia no puede ser sino lo viviente produciéndose a sí mismo, convirtiéndose en dueño y poseedor de su mundo que es la historia y existiendo comoconciencia de su juego.

75

 

Como una misma corriente se desarrollan las luchas de clases de la larga época revolucionaria inaugurada por el ascenso de la burguesía y el pensamiento de la historia, la dialéctica, el pensamiento que ya no se detiene en la búsqueda del sentido de lo existente, sino que se eleva al conocimiento de la disolución de todo lo que es; y en el movimiento disuelve toda separación. Sigue leyendo

2da Feria Del Libro y la Propaganda Anarquista en Santiago, Chile ¡NUEVA FECHA!

feria

2da Feria Del Libro y la Propaganda Anarquista Santiago, ahora el 13 y 14 de Abril 2013.
Las fechas fijadas anteriormente han sido descartadas por la orgnización por un tema de fuerza mayor mayor.
Sitio de la Feria Del Libro y la Propaganda Anarquista acá.
Evento en facebook acá.

Entrevísta a Alfredo M. Bonanno de Columna Negra: “Ninguna posición política de compromiso tendría que ser aceptada.” (Noviembre, 2012)

Extrevísta hecha a Alfredo M. Bonanno por los/as compañeros/as de Columna negra extraída de su sitio. En ella se trata la incidencia de la postura insurrecional en el actual contexto mundial así como también la Lucha de liberación nacional del pueblo mapuche. Puedes leerlo desde la pagina de Columna Negra acá

601356_482648805123709_1334410536_n

La presente entrevista al pensador se llevó a cabo por un corresponsal de Columna Negra a propósito de un encuentro realizado en la ciudad de Monza, Italia, los días 24 y 25 de noviembre del año pasado, momento en que llevaron a cabo algunas discusiones respecto al momento actual represivo mundial, la situación mapuche, entre otros. Este primer intercambio de ideas con Alfredo María Bonanno devino en lo que ustedes leerán a continuación. Sigue leyendo

Bravatas vandálicas contra todo lo existente.

Bravata Vandálica no es un grupo en el sentido de grupo político con un programa a realizar o definir, sino que es simplemente otra agrupación más de afines que usa de los medios de los que disponga para la difusión del material teórico y propagandistico para la agudización de la guerra contra lo existente; en este caso, un blog como tantos otros.

Si bien creemos en la importancia del ataque desde ya contra la totalidad del orden existente, no somos insurrecionalistas, aunque no desestimemos los ataques individuales, ni tampoco creemos que los ataques desde ya consistan solo en la polvora y bencina (que tampoco desestimamos). Tampoco somos “marxistas” aunque varios de los análisis que colguemos estén teorizados desde la perspectiva del proletariado. Nos reconocemos como proletarios en cuanto que nos reconocemos como explotados y nuestra lucha como clase es la lucha por la autosupresión de nuestra condición de proletarios, la autosupresión de nuestra clase junto con todas las clases. Somos anarquistas e individualistas en cuanto que creemos en la voluntad del individuo consciente por sobre la dictadura del valor que impera  las vidas de las masas alienadas y porque solo la revolución en la que seamos libres en tanto que individuos será nuestra revolución. Y también comunistas ya que solo en el comunismo en anarquía, en los individuos libremente asociados para la preservación de la libertad de todos, radica la potencia que barrerá con su dinero, sus trabajos, sus escuelas, sus cárceles, sus Estados, sus fronteras; en fin, con todo el orden existente y todo lo que huela a autoridad para la realización de nuestra comunidad humada.

Los textos que aquí se irán colgando serán en su mayoría material teórico que sirva de arsenal para la agudización del conflicto, aunque también se publicarán noticias y demases concernientes a la guerra social cada tanto. El material teórico que aquí se difunda será en su mayoría de carácter anárquico, así como también textos de la corriente situacionista y comunista anti-estatal (o corriente de comunización). Creemos en la agudización del ejercicio teórico para su materialización en la praxis. No somos adeptos a ni una clase de intelectualismo, sino que creemos que el desarme teórico se manifiesta en la flaqueza práctica de nuestra clase en lucha, como grupos pretendidamente anárquicos que reproducen aún prácticas que nuestro desarrollo teórico desestimo precisamente por sus resultados en la práctica; así como también la banalización de conceptos como comunismo de los que hoy se adueña la socialdemocrácia para vaciarlo de contenido. Abogamos por la crítica unitaria, la agudización teórica sobre el conflicto será útil en tanto que agudización de la práctica contra todo lo existente o no lo será.

¡Qué la amenaza negadora se expanda hasta la victoria!